El Gran Mueble Colgante

Por: Luisa Fernanda Correcha Briñez / 26 de mayo, 2021.

Muchas personas han sentido alguna vez el placer de mecerse en una hamaca, sin embargo, desconocen su historia, expansión y beneficios. Por esta razón, se hace necesario retomar algunos autores que con sus trabajos han resaltado la importancia, origen y usos de la hamaca. Así pues, se mencionarán algunos trabajos de los cuales se apoya este escrito. El primero es: el artículo Historia, etnográfica y usos médicos de un mueble americano, y la satisfacción del enfermo hospitalizado en hospital rural de México, escrito por Roberto Navas Navarro de la Unidad de Medicina Familiar núm. 7, del Instituto Mexicano de Seguridad Social, (IMSS), por otro lado, se encuentra Ramírez, O. B. 2003 con su artículo Hamaca y cambio social en Yucatán, publicado en la Revista Mexicana del Caribe; en tercer lugar Ventajas de la Hamaca, publicado en Global Empowerment Mexican Creations en el 2017 y finalmente resaltando aspectos relevantes de La Hamaca, publicado en la Revista Semana en 2021.

A través de la historia y su análisis, algunos arqueólogos afirman que la hamaca existe desde hace unos 1000 años. Otros, soportan la idea de que esta fue construida por los Mayas y otros dicen que fue originada por los Polinesios. Sin embargo, la idea que tiende a ser más razonable de acuerdo con la historia es que la hamaca fue creada por la cultura Arawak, ya que eran ellos los que habitaban las zonas costeras del norte de Sur América por donde se cree que accedieron los españoles en el siglo XV. De igual manera, según lo adscrito por Campos Navarro, R. en 1997, “Las hamacas son de origen arawako, grupo que se ubica en el norte de América del Sur con una expansión cultural hacia las islas caribeñas, donde los europeos pudieron observar las hamacas por primera vez.” Una de las pruebas más contundentes al respecto, fue el diario encontrado que pertenecía a Cristóbal Colón, allí solía escribir sobre sus batallas y narrar sobre lo encontrado en cada aventura; en algunas de sus páginas describió la visita a la Isla Antillana de Fernandina, precisamente el miércoles 17 de octubre de 1492 intento escribir sobre cómo eran las casas; consignó lo siguiente: “Eran de dentro muy barridas y limpias, y sus camas y paramentos de cosas que son como redes de algodón”. No obstante, el que pudo dar una descripción más detallada de la hamaca fue el español, (ahora considerado cronista), Gonzalo Fernández de Oviedo en 1537 quién escribió: 

Una manta tejida en parte y en partes abierta, a escaques cruzados, hecha red (porque sea más fresca). Y es de algodón hilado de mano de las indias, la cual tiene de luengo diez o doce palmos más o menos, y del ancho que quieren que tenga… Periodista Semana, (2021)

Simultáneamente los Zenú de las sabanas de Cesar, parte de Sucre y Bolívar también hacían uso de las hamacas y eran participes de su elaboración. La hamaca culturalmente hablando posee una profunda raíz del pueblo, ya que anteriormente esta simbolizaba acontecimientos trascendentales de la vida, por ejemplo, los Zenú regalaban a la novia una hamaca como símbolo de contraer matrimonio, los arawakos procreaban en ellas, y las mujeres daban a luz en estos muebles colgantes con ayuda de sus amigas, vecinas o sirvientas. Las indígenas recién paridas tomaban allí baños de vapor que les ayudara a recuperarse del esfuerzo hecho, al mismo tiempo, el padre reposaba algunas semanas en una hamaca con la creencia de que así su creatura no enfermaría a lo largo de su vida. Finalmente, también eran envueltos en hamacas cuando morían, eran embalsamados antes de la sepultura y los asistentes al rito hacían ofrendas de oro para los dioses. Así era como nuestros antepasados hacían uso de estos muebles, siempre girando en torno a su cultura; ritos, festejos, ceremonias, etc.

Aunque la hamaca tuvo un gran valor simbólico para nuestros ancestros, se debe reconocer que en el presente casi nadie ejerce las tradiciones y ritos aborígenes, esto es debido al proceso de colonización de los españoles, lastimosamente muchas tribus perdieron sus costumbres y hasta su lengua materna…A pesar de todo, sobrevivieron algunos indígenas que enseñaron generación tras generación cómo tejer hamacas a sus familiares, gracias a esto seguimos conservando ejemplares de ellas y por supuesto disfrutando del placer, descanso y beneficios que ellas brindan. Ahora veamos algunos de sus beneficios:

  • El movimiento de la hamaca hace pasar más rápido a las personas de un sueño liviano a uno profundo.  
  • Mentalmente y físicamente, ayuda a relajar más rápido a las personas gracias a su meceo.
  • Ayuda a tolerar más el ruido exterior mientas se duerme.
  • Se puede disfrutar de la briza gracias a su frescura y tejido especializado.
  • Algunos terapeutas especializados en Estimulación Natural y Educación Preventiva aconsejan que los bebés pueden ser estimulados en hamacas desde cualquier edad siempre y cuando estén acompañados, pueden hacer uso de juguetes, arma todos, plastilina o cualquier juego interactivo que puedan manipular según la edad.  En caso de acostarlos solos en una hamaca, deberá ser a partir de los 5 meses y durante lapsos de tiempo limitados, esto para prevenir que disminuya el contacto corporal. 
  • Cuando los bebés hacen uso de las hamacas, estas propician la sensación de estar arrullando, por lo que los bebés duermen más tiempo al sentirse como abrazados. 
  • Estimula a los bebés para ganar peso más rápido y al óptimo desarrollo del cerebro. 

Estos son algunos de los beneficios que la hamaca ofrece a quienes hacen uso de ellas. Esto, sin mencionar que las personas que compran sus hamacas a grupos indígenas o personas que han aprendido de ellos, se encuentran respaldando totalmente una cultura aborigen, un don artístico de tejer y combinar colores y demás, el apoyo económico para estas comunidades quienes viven de esta labor.

En la actualidad la hamaca ha colonizado el mundo entero. Desde Europa, Asia, la Península de Yucatán, en Tabasco y en algunas regiones costeras como: Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Veracruz; países Sur Americanos como: Perú, Chile, Brasil y Norte América, incluso hasta Australia. Puesto que, por ser fresca, liviana, de fácil acceso y de rápida instalación muchos viajeros la han llevado por todo el mundo para su descanso o como presentes para quienes les acogen en tierras extranjeras. Según el Periodista Semana, (2021)

No es exagerado afirmar que de La Guajira al Amazonas y de Arauca al Chocó, la hamaca es uno de los objetos más importantes de la vida indígena y mestiza de Colombia. Es mucho más que una cama en el aire.

Referencias

Campos Navarro, R. (1997). La hamaca: historia, etnografía y usos médicos de un mueble americano. Rev. méd. IMSS, 287-94. Recuperado de  https://pesquisa.bvsalud.org/portal/resource/pt/lil-226818 

Global Empowerment Mexican Creations (octubre 11, 2017). Ventajas de la Hamaca. Recuperado de https://www.globalmexicancreations.com/blogs/news/ventajas-de-la-hamaca 

Ramírez, O. B. (2003). Hamaca y cambio social en Yucatán. Revista mexicana del Caribe8(15), 169-214. Recuperado de https://www.redalyc.org/pdf/128/12881507.pdf 

Periodista de Semana (mayo 18, 2021). La Hamaca. Revista Semana. Recuperado de https://www.semana.com/la-hamaca/79627-3/ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Politica de devolución

Por errores en la fabricación, pintura y confección de los materiales de las Moks y los Mookies, ofrecemos 3 meses de garantía.

Politica de uso

– Las Moks y la base adaptable deben ser usadas en supervisión de un adulto y la recomendamos para personas mayores a los 7 años.

– Son ideales para bebés que no logran conciliar el sueño con facilidad, pero siempre bajo supervisión de los papás.

– Esto se debe a que queremos prevenir cualquier accidente por su mal uso. Nunca se deben parar sobre la tela porque puede ser peligroso, tampoco utilizar los tubos para otros fines diferentes a soportar la hamaca.